lunes, 30 de mayo de 2011

NANA-BLUES



Nana-Blues de negro sobre Harlem cargada de encanto. Solitaria. Aterida de frío. Llora de emoción en la garganta reseca de un sin patria, herido, semidesnudo, con hambre. Rictus de humillación. De seis horas, de seis días, de seis noches. Sin embargo, el grito es lo único que ahoga su indignación y rabia. Todavía puede escapar del infierno si se lo propone. En su mirada las rebanadas de pan acuden en su auxilio como si fueran el penúltimo recurso. Su última esperanza. Desmayado cae en la arena. El oleaje le golpea la cara. Nana-Blues de negro sobre Harlem cargada de encanto. Solitaria. Aterida de frío.