martes, 1 de mayo de 2012

NEURONAS






La nada no existe. Nuestros puntos cardinales son parpadeos de colores, mi pestaña azul, tu boca roja. Mi melena neuronal y tu pelo eléctrico se conectan a un servidor cósmico y a otros puntos cardinales que también se atraen y se aman. Mi deseo es igual a tu deseo en espejo. Y los alaridos en escalas van del do al si, del do al do, del no no si si do si... en infinitas combinaciones donde eclosiona un orgasmo de banda sonora original y las notas salen disparadas del pentagrama una a una para retroalimentar el espacio que las expulsa y aniquila. El amor secreta sexo. Nuestra complicidad es fálico-vaginal. Mis neuronas Gandhi escuchan tu respiración en mi cuello, mientras tu sudor jadea en mi almohada e inunda el placer en mi boca. Boom, boom, boom. Tus arpegios en la noche puntean las cuerdas de mi guitarra. Y tu saxo se estremece entre mis manos. Mi pestaña azul, tu boca roja. Nuestros puntos cardinales son parpadeos de colores conectados a otros puntos cardinales que también se atraen y se aman. Mi melena neuronal y tu pelo eléctrico flotan en la felicidad cósmica. Visual Love. La nada no existe. Pero sí nosotros dos.