viernes, 15 de junio de 2012

SIEMPRE ES VIERNES





Labios de caramelo uñas de laca azul. Terciopelo en las pestañas. Una suave brisa de pincel en las mejillas. El eyeliner que amplia los ojos y la mirada sexy ante el espejo. El jersey de cuello alto y el pichi escocés. Los zapatos de tacón que nunca me quedarán bien porque son de una amiga que usa el nº 37. No me van a quitar las ganas de divertirme. El calimocho entre los pies. Música todavía del transistor al Cd. Medias rotas adrede o no. De fantasía. De colores. Un poco recamié. La risas grandes en un coche lila y estrecho. Los sándwiches de madrugada para combatir la borrachera. Y el periplo del Warhol´s al extrarradio. De Huertas al extrarradio. De vuelta. ¿Te acuerdas? De las tardes de café a los pitillos negros de vainilla. Y las penas de golosina y los problemas de algodón. Las pizzas están a medio terminar... Las claritas con limón nos han puesto nostálgicas. La adrenalina ahora inyecta nuestras uñas de rojo, rosa, naranja, azul y amarillo. La sonrisa aflora de nuevo. La energía que desprendíamos entonces. Cuando divertirse no era una rutina impostada. Ni una alienación. Vibrábamos. Así que hazme caso, ponte tu mejor vestido de fiesta. Súbete a los stilettos. Y vámonos a bailar. Quememos nuestros últimas balas de plata de juerguistas trasnochadas. Porque siempre será Viernes. Eternamente Viernes. Aunque hoy sea una noche de domingo.